sábado, 11 de junio de 2011

Marmotas

Este gracioso animal, que nos encontramos habitualmente cuando vamos caminando por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es el roedor mas grande de Europa. Está emparentada con las ardillas, con las que comparte familia; pero su aspecto y costumbres difiere enormemente de las de estas.



La marmota vive en familia, constituida por una pareja y las crías, en largas madrigueras. Alcanzan la madurez sexual a los dos años, e hibernan durante 7 meses.

La hibernación es una adaptación de algunos seres vivos a las duras condiciones del invierno. Esta singular estrategia es llevada a cabo por habitantes de la alta montaña aragonesa como el oso pardo, la marmota o el lirón gris. El factor que mueve a estos animales a hibernar es la dificultad para encontrar alimento durante la estación fría.

Durante este período la temperatura de su cuerpo baja muchos grados y su actividad metabólica desciende hasta el mínimo necesario para mantener sus constantes vitales. Se trata de economizar las reservas hasta que las condiciones vuelvan a ser benignas y puedan alimentarse. El oso pardo se alimenta y gana peso sobre todo en forma de grasa en otoño para entrar en reposo, la temperatura de su cuerpo baja un par de grados y el ritmo de su corazón descienden a las 12 pulsaciones por minuto. Esto no significa que sólo duerma, si un peligro le acecha se despertará y las hembras paren a sus cachorros en la osera. Las marmotas hibernan en familia y duermen bien apretadas entre sí para mantener el calor de la marmotera. La temperatura de su cuerpo puede bajar de 36 Cº a 8 Cº, algunas de ellas no sobrevivirán si el invierno es muy crudo y no han acumulado suficientes reservas.

Cuando la marmota percibe a un enemigo, emite unos silbidos para advertir del peligro a los miembros de la familia. Los depredadores de la marmota son, sobre todo, las aves: cuervos, búhos y águilas.