miércoles, 3 de junio de 2020

Ascensión al Bacias


El Bacias es una montaña de 2-760 metros, la cual tiene unas vistas impresionantes a cumbres del Pirineo. No es muy difícil de subir y muestra la belleza alpina del valle de Tena, pasando por los ibones de Brazato, que al ser primavera los tenemos todos impresionantes.

La salida es desde el Balneario de Panticosa, al lado del Hotel Continental, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR11. El camino esta perfecto, es ancho al principio y en todo momento bien marcado, ganando altura apenas sin enterarnos, observando los picos del Garmo Negro y Argualas que todavia tienen mucha nieve, cosa normal estando a final de mayo.

Así pues, siguiendo el GR llegamos a el embalse de Brazato, sorteando un canchal de piedra granítica, aqui paramos un poco e iniciamos la marcha rodeando el ibón que sube en unos zig zags hasta llegar a los ibones altos de Brazato donde se encuentran tres ibones muy bonitos y naturales.

Desde aquí empezamos subiendo ya por nieve hasta el collado de Brazato siguiendo todavía el GR-11. No resulta duro ya que vamos a media ladera hasta ir ganando altura y llegar al collado donde la visión del macizo de Vignemale nos sorprende impresionante.

Desde el collado nos queda abrir huella en la nieve e ir hasta la cresta que nos llevará a la cima, una cresta algo aérea pero no muy difícil de pasar.

Todavía estamos en estado de alarma debido a la pandemia del COVID19, por lo que la montaña esta virgen y sin huellas, apenas salimos los de la provincia de Huesca por el momento y eso hace que este muy tranquila.

Llegamos a la cima y hace un día espectacular por lo que nos pegamos casi una hora en la cima observando toda la panoramica de cumbres y valles que tenemos

Desnivel: 1.150m
Tiempo: 7 horas
Dificultad: Media (con nieve)























lunes, 1 de junio de 2020

Ascensión al Pico Pacino


La ascensión al Pacino es una ruta interesante y fácil en el valle de Tena, donde tenemos una vista impresionante a los picos y valles colindantes como la sierra de la Partacua, picos del Infierno, Bailatus, Peña Foratata, Midi d'Ossau al igual que los pueblos de Formigal, sallent de Gállego

Al poco de pasar Sallent de Gállego a un km m´s o menos, a nuestra izquierda existe un desvío hacia una pista en buen estado que trás pocos metros se termina y se ensancha, habiltada una zona de aparcamiento e inicio de la pista de ascenso.

La pista por la que ascendemos esta en buén estado y es de gran anchura, a los 10 minutos más o menos tomaremos el desvío a la izquierda que nos llevara por sendero muy marcado al pico Pacino.

Horario 3h. subir y bajar aprox.
Desnivel: 550m.
Dificultad: fácil














domingo, 31 de mayo de 2020

Zapatito de dama (Cypripedieum calceolus)


Zapatito de dama, la más bella orquídea de la Península Ibérica, florece estos días en el Pirineo.

Un privilegio tenerlas cercas cuando tan solo existen 11 poblaciones en España donde florecen, y seis en el Pirineo Aragonés.

Es una especie catalogada en peligro de extinción, la cual está protegida y vigilada desde hace años por el Gobierno de Aragón, lo que está facilitando su lenta pero estable recuperación.

Ayudemos a su conservación.







domingo, 24 de mayo de 2020

Faja de las Flores (Primavera)

Faja de las Flores

La Faja de las Flores ofrece, sin duda, una de las mejores vistas de todo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Hoy es 23/05/2010 y llevamos mas de dos meses en estado de alarma por la pandemia que estamos viviendo de coronovirus. Tenemos el privilegio de vivir aquí y dentro de la legalidad podemos disfrutar de este entorno que nos rodea, así que me siento afortunada de poder hacerlo ya que es un escape importante para mantener la mente despejada después de todo.

El camino hacia la Faja de las Flores comienza algo más de un kilómetro antes del aparcamiento de la Pradera de Ordesa, justo al lado de la Casa Oliván, convertida en centro de recepción del parque. Un cartel señala el comienzo del camino indicando hacia el «Tozal del Mallo/Circo de Carriata/Faja Racón». El camino sube a cañón, sin ningún complejo, por el bosque.

Al cabo de una hora, más o menos, el camino cruza el barranco de Salarons. Detrás, a nuestra derecha, habremos dejado el camino de la Faja Luenga que conduce hasta el circo de Cotatuero por debajo de la impresionante pared de El Gallinero.

El estrecho sendero continúa a media ladera ya en el interior del circo de Carriata, hasta que una pared corta el paso. Un cartel indica el camino de las clavijas de Salarons y otro señala hacia la Fajeta.

Cualquiera de los dos sirve para nuestro propósito. El primero es el camino más tradicional y directo, pero exige enfrentarse a un pequeño muro equipado con una docena de barras de hierro.

Estas clavijas fueron colocadas en 1921 para facilitar el paso al circo de Salarons. Por su parte, el camino de la Fajeta da un rodeo pero tiene un tramo realmente aéreo poco recomendable para los aprensivos, si bien la parte más expuesta se ha equipado con un cable para que sea utilizado como pasamanos.

Ambos caminos se juntan en la Rinconada de Carriata. A la izquierda queda el desvío que sin perder ni ganar altura se dirige hacia la cima del Tozal de Mallo. A partir de aquí se continúa ganando altura por pastizales y rocas. Después de una zona sembarada de grandes bloques se percibe un pequeño retazo de la Faja de las Flores con un inconfundible gran bloque de pieda encallado entre la pared superior y la Faja. Pero para poder encontrar la entrada hay que ir hacia una especie de collado que se encuentra en el umbral de los Llanos de Salarons.

Al cuarto de hora, más o menos, de entrar en la Faja, se pasa obligatoriamente por debajo del gran bloque empotrado que vimos desde abajo. La Faja discurre completamente plana. A pesar de lo que pueda parecer en las fotografías, es bastante amplia, llegando a alcanzar los cuatro metros en las partes más anchas.

Eso sí, hay que evitar acercarse al borde porque un tropezón o un resbalón tendría consecuencias funestas. Mucho cuidado también con las fotos de “ponte un poco más lejos”. Decir que el recorrido es espectacular es quedarse corto. El fondo del valle de Ordesa se ve tan abajo que uno podría pensar que lo está sobrevolando.

Al cabo de una hora y media aproximadamente, se llega a un gran mojón. El paisaje cambia. Ahora vemos la Brecha de Rolando, el Taillón, el Casco y hasta Monte Perdido. Estamos a la entrada de una gran planicie de aspecto lunar.

Éste es el lugar para parar y retornar por el mismo camino si uno no se siente con coraje para enfrentarse a las clavijas de Soaso. Si no es así, hay que dirigirse hacia el torrente de Cotatuero por el lapiaz buscando el mejor paso ayudándose para ello de los pequeños mojones de piedra.

Éste es un lugar tranquilo y bellísimo que invita a descansar y donde es fácil ver rebaños de sarrios pastando.

Tendremos que acompañar al río en su descenso hacia el umbral del circo. Al llegar a él estaremos frente al pasaje “transitable” más aéreo de Ordesa, no apto para personas con aprensión a la altura.

A la izquierda, la gran cascada de Cotatuero, una de las más grandes de la península Ibérica, amplifica el vacío que se abre a nuestros pies. Esto hay que tenerlo muy en cuenta antes de decidir bajar por ellas, pues no hay paso alternativo. Una treintena de barras de hierro hincadas en la pared vertical sirven de agarre y de escalones.

Fueron instaladas en 1881 por dos herreros de Torla por encargo de un cazador inglés de sarrios. Hace unos años, el Parque Nacional instaló un cable de acero que añade un plus de seguridad. Algunos excursionistas muy prudentes se arman de arnés y se aseguran al cable por medio de una cinta con mosquetones, como si de una vía ferrata se tratase.

Esta medida de seguridad no sobra, como tampoco sobra protegerse con un casco, pues las personas que van por encima pueden desprender alguna piedra suelta.
En la base de las clavijas se recupera un sendero bien marcado que desciende decididamente por el bosque de hayas y abetos que cubre la ladera.

A nuestra derecha dejaremos el camino que viene desde el circo de Carriata y que dejamos atrás en la subida hacia Salarons. A nuestra izquierda se yergue la impresionante pared de La Fraucata, y a nuestra espalda el no menos impresionante Gallinero. El camino desemboca finalmente en la ancha pista que recorre el fondo del valle de Ordesa.

Unos setecientos metros nos separan todavía del aparcamiento. No son muchos, pero se harán eternos después de la “paliza” que llevaremos encima, aunque podrán más, seguramente, las buenas sensaciones que nos habrá dejado la excursión por la Faja y deseando llegar a casa para volcar en el ordenador las cientos de fotografías que, sin duda, habremos tomado. Ventajas de la era digital.

Tiempo: 8 horas
Desnivel: 1100m.
Dificultad: media ( por las clavijas y los pasos aereos)

Tozal del Mallo

Sarrios por el camino

Momento de elegir entre clavijas o fajeta

Elegimos clavijas

Se aprecia la fajeta

Subiendo las clavijas

Modarruego

Vistas al valle de Ordesa

Mondarruego

Los Gabietos

Mondarruego y el Tozal

Inicio de la faja de las Flores

Mondarruego

Faja de las Flores

Modarruego

Vistas al macizo de Monte Perdido

Vistas a la Brecha de Roland

La Brecha de Roland

La Brecha de Roland

Cascada de Cotatuero

Sarrio con las paredes de Fraucata

Cascada de Cotatuero

Descendiendo las clavijas de Cotatuero

Imponente el macizo de Fraucata

Orejas de Oso

Cabaña en el bosque de Cotatuero

Cascada de Cotatuero

Bosque de hayas

Bosque de hayas