lunes, 10 de octubre de 2011

La Bardena Blanca

Las Bardenas Reales de Navarra son un paraje natural semidesértico de unas 42.000 ha que se extiende por el sureste de Navarra.


Sus suelos son de arcillas, yesos y areniscas y han sido erosionados por el agua y el viento creando formas sorprendentes en las que destacan los barrancos, las mesetas de estructura tabular y los cerros solitarios, llamados cabezos. En la actualidad, la mayor parte de las Bardenas Reales se encuentran protegidas mediante la figura de un parque natural de 39.274 ha desde el año 1999. Dentro de este territorio desértico se pueden catalogar tres unidades de paisaje vegetal y composición geomorfológica diferentes: El Plano, la Bardena Blanca y la Bardena Negra.


La Bardena Blanca Es el área más desértica. En su interior predominan las margas limosas, que han originado un relieve formado por extensas zonas llanas, barrancos laberínticos y rellenos de fondo de valle, de los que sobresalen los cabezos (promontorios aislados). La abundancia de sales y yesos en el sustrato geológico y la aridez del clima motivan la presencia de fases salinas en muchos de los suelos presentes en la Bardena Blanca, dándole su característico color blanquecino.