sábado, 10 de diciembre de 2011

Ermita de San Urbez

Ubicada en la pared de Sestrales, justo a la entrada del Cañón de Añisclo. Está dedicada al santo que, según se dice, vivió en estas tierras. Encastrada en una imponente pared rocosa se halla la que fué morada de San Urbez durante su estancia en la zona.



Dentro del selecto grupo de ermitas rupestres, esta es una excelente construcción donde se aprovecha la techumbre natural de la roca; así tan solo fué necesario un muro de cierre para crear el santo lugar.

Tres son las romerías que se celebran a lo largo del año: el 1 de mayo, el 14 de septiembre y el 15 de diciembre. En estas ocasiones los vecinos del valle y gentes venidas de fuera se reúnen para rezar sus plegarias.

Se trata de un templo cuya estructura es similar a la de otras cuevas, santuarios y refugios pastoriles bajo viseras pétreas, un abrigo natural en la pared de la montaña cerrado por un muro de mampostería.