miércoles, 18 de enero de 2012

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

No es casualidad que el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido sea uno de los lugares mas visitado de los Pirineos. El impresionante escenario de las altas paredes del valle que se alzan hacia el cielo y los Circos laterales de paredes verticales, así como el espectáculo del río Arazas con bravos saltos de agua, gradas consecutivas y la ancha cascada al final del valle dejarán impresiones inolvidables.

Aquí se siente la grandeza de las montañas en todo su esplendor. Sin duda, el valle de Ordesa es un lugar para perderse y olvidarse del tiempo.



Este lugar es una de las grandes joyas de la naturaleza. Situado en el centro de los Pirineos, sus paisajes tienen una belleza excepcional. Es un placer indescriptible pasear por sus bosques de hayas, escuchando el murmullo de sus arroyos o el estruendo de sus cascadas que caen desde los paredones que lo rodean.



El valor del propio esfuerzo se descubre al acceder a mundos alpinos y remotos en los que la presencia humana sólo es una anécdota en su estado habitual de permanente soledad. Las montañas comunican al hombre su grandeza y su serenidad. Aquí sólo somos uno más entre la multitud de seres vivos, animales y plantas, que habitan este paraíso.