jueves, 21 de junio de 2012

Tella y las brujas

Existen creencias y leyendas en torno a la brujería en la gran mayoría de los pueblos del Sobrarbe. En Tella su presencia siempre ha sido más persistente, siempre se ha referido a este pueblo y a sus alrededores como lugar de reunión de "bruixas".

Este pueblo se convirtió en el centro de una reducida zona geográfica donde la brujería y su práctica tuvieron gran arraigo. No es raro escuchar historias sobre brujas en cualquiera de estos pequeños pueblos.



Entre muchas historias, citamos esta:

Tras un desprendimiento de rocas, procedentes de la ladera de la montaña, una enorme piedra bloqueó por completo el camino que conducía a Tella. Se reunieron todos los hombres vecinos del pueblo para ir a sacar dicha piedra. También avisaron a un vecino que se sospechaba que era brujón. A tal invitación, este contesto con una propuesta. Se comprometía a sacar la roca, pero con dos condiciones: iría él sólo y, si la quitaba del camino, nunca más volverían a llamarle para ninguna reunión de esta clase. Aceptaron las condiciones y, al día siguiente, cuando algunos fueron a comprobar si la roca todavía seguía obstruyendo el camino, su sorpresa fue mayúscula no solo cuando vieron que la roca ya no estaba, sino que la había apartado hacia la parte superior del camino.



En la actualidad se puede visitar el museo dedicado a la brujería instalado en una casa recuperada de Tella. Podemos ver expuesto un ejemplar del "Libro de San Ciprián" también llamado "Libro Verde", que explica cantidades de recetas, pócimas y remedios contra infinitas dolencias, males y desgracias, para las cuales se necesitan ingredientes tan extravagantes como pelos de verga de lobo.

Hasta no hace muchos años, cualquier persona que estuviera en posesión de alguno de estos libros era sospechoso de brujería. También se decía que, cuando alguien intentaba deshacerse del libro echándolo al fuego, este saltaba fuera de las llamas.