martes, 9 de julio de 2013

Cañón del río Lobos.

El río Lobos es el eje del cañón del mismo nombre y causante de la erosión que le ha dado forma, discurre principalmente por la provincia de Soria, aunque nace en la de Burgos. Se sitúa en la separación de la Cordillera Ibérica con la alta meseta del Duero. La longitud del cañón es de 25km comenzando cerca del municipio burgalés de Navas del Pinar y con acceso desde Hontoria del Pinar y finaliza cerca del municipio soriano de Ucero. Los accesos se realizan por los municipios de sus extremos y por la parte central por el lugar llamado Puente de los Siete Ojos.

Los eremitas medievales siempre elegían paisajes especiales para fundar los cenobios y santuarios en lugares recogidos y solitarios para poder desarrollar sus misiones espirituales. Al mismo tiempo buscaban la protección natural de los relieves geográficos en cañones, acantilados o territorios de montaña de accesos complicados.



El desfiladero calcáreo del río Lobos fué sede de una importante comunidad de monjes templarios que escogieron el amparo de la hermosa garganta fluvial para custodiar los conocimientos, riquezas y secretos de la Orden.

El espacio ambiental del valle fue declarado parque natural en el año 1.985 como representación de cañón calizo de acentuado modelado kárstico, con paredes de curiosas formas y colores donde aparecen profundas grutas subterráneas.