jueves, 17 de mayo de 2012

Quebrantahuesos, emblema del Parque

El quebrantahuesos, Gypaetus Barbatus, es un ave de altas montañas y abruptas sierras, muy distinto a otras aves de presa. Está catalogada como especie en peligro de extinción que ha desaparecido ya de varias regiones donde antes era abundante.


Quebrantahuesos sobrevolando el pico Otal

El quebrantahuesos, con su amplia envergadura de hasta 2,8 metros y su peso entre 4,5 y 7 kg, presenta la cabeza pequeña, el cuerpo blanco y las anchas alas terminadas en punta. Es una joya biológica, emblema del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que se cria en los rincones más retirados de su interior.

Se trata de la única ave osteófaga (que come huesos) y su nombre viene de la particular técnica que utiliza para romper los huesos grandes, fraccionándolos en trozos de tamaño adecuado para su ingesta.

Sus grandes nidos reposan en cuevas salientes y repisas protegidas de las paredes rocosas, desde donde pueden arrojar sus capturas para alimentarse de ellas. Suele buscar también zonas de cuevas, donde pueda nidificar sin ser molestado.

Los quebrantahuesos suelen compartir hábitat con rebecos y cabras montesas. En la actualidad únicamente se han mantenido sin extinguirse en los Pirineos.