sábado, 11 de agosto de 2012

Circo de Gurruendué

Pocos senderistas se aventuran a visitar el gran circo montañoso en el que nace el río Yaga situado en la solana de las Garganta de Escuaín.

El áspero y yermo paisaje de la hondonada rocosa moldeada por glaciares ofrece un fuerte contraste con los pastos verdes y las suaves lomas al otro lado del barranco del Yaga.



Este inmenso anfiteatro es de una belleza espectacular y el camino hacia allí, por una zona solitaria del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es de un disfrute absoluto para cualquier senderista.

El punto de inicio lo hacemos antes de llegar al pequeño pueblo de Revilla, es una caminata larga pero sin apenas dificultad, con unos 800 metros de desnivel recorre caminos en su mayor parte bien visibles. Hay sombras en gran parte de ellos.