miércoles, 10 de octubre de 2012

Azucena silvestre (Lilium martagon)

Es una planta espectacular de flores hermosas, con un color típicamente un color rosa púrpura, con manchas oscuras, pero es bastante variable, que se extiende desde cerca de blanco a casi negro. Las flores son perfumadas.



Posee un bulbo pequeño y amarillento, con un tallo grueso que puede llegar al metro de alto, sobre el se sitúan las hojas, lanceoladas en verticilos, sobre todo en la zona central del tallo. Las flores se agrupan en un ramillete de 3 a 8 florecillas colgantes, de tonalidad rosa violáceo y pequeñas manchas púrpuras superpuestas. Sus pépalos se arquean hacia arriba formando una especie de corona. En el centro de ven grandes estambres y el pistilo de color anaranjado.

Las flores atraen enjambres de insectos, que permanecen suspendidos ante la flor mientras absorben el néctar.

Los bulbos de color dorado eran muy importantes, los alquimistas del siglo XVI los utilizaban en sus experimentos para trasmutar el oro. Se colgaba también del cuello como amuleto a los niños que estaban echando los dientes y contra las “venas doradas” un viejo nombre para las hemorroides.