lunes, 11 de febrero de 2013

País del Sobrarbe, de viejo condado a Comarca histórica

Sobrarbe es una comarca situada al norte de Aragón. La capital administrativa es Boltaña y la capital de desarrollo económico es Aínsa.

Para conocerla mejor, ponemos cuatro árticulos en los que habla de la historia, costumbres, gentes, tradiciones...  de esta gran Comarca del Sobrarbe.

Los municipios que en ella entran son: Abizanda, Aínsa-Sobrarbe, Bárcabo, Bielsa, Boltaña, Broto, Fanlo, Fiscal, La Fueva, Gistaín, Labuerda, Laspuña, Palo,Plan, Puértolas, El Pueyo de Araguás, San Juan de Plan, Tella-Sin y Torla.


Los orígenes, entendido como territorio común que agrupa a las gentes de estos valles y fuebas, son bastante inciertos; al menos por los datos que se tienen de estas tierras en época histórica y sin remontarnos a periodos anteriores que hablan de remotos pobladores que dejaron sus huellas en restos aún conservados en la comarca (cuevas del Vero, dolmen de Tella y otros vestigios megalíticos…).

Tierra de Paso. Sobrarbe, como todo el ámbito pirenaico, evidencia ser tierra de paso al tiempo que frontera. Quizás por eso siempre fué territorio en liza y las crónicas que se elaboran a partir de los siglos XIII y XIV relatan de forma bastante legendaria episodios señalados como “históricos” que hablan de marcas carolignias, de míticas batallas entre cristianos y musulmanes con intervención divina, de viejos condes, de árabes poderosos…. Se llegaron incluso a generar dos importantes mitos que condicionarían la propia historia de Aragón: el mito de los Reyes de Sobrarbe y el de sus Fueros: El primero creaba toda una saga de reyes electos por la nobleza que arrancaría del siglo VIII; y el segundo, el de los Fueros de Sobrarbe, reforzaba la romántica y anacrónica idea de una especie de “monarquía democrática” ya que, según esa tradición, todo rey aragonés estaría obligado a prestar juramento ante sus súbditos de la manera siguiente:

“Nos, que valemos tanto como Vos, que no valéis mas que Nos, os juramos como heredero de nuestro reino a condición de que conservéis nuestras leyes, costumbres y libertades y si no, no”

Hasta el siglo XI, no aparece el término Sobrarbe para referirse al “Pais” constatándose hasta entonces otros que no lo engloban en su totalidad (tierra boletana terratonensi, además de las Balles). Y, ciertamente, poco más puede decirse de Sobrarbe hasta que lo heredó Ramiro I de Aragón. Seria la unión de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza lo que permitiría a la Corona Aragonesa, mirar hacia el futuro con la ambición de convertirse en un importante estado.

El siglo XVI fué sin duda época floreciente para Sobrarbe, reflejada en un importante legado constructivo y la relevncia que cobraron los valles (explotaciones mineras, madereras y el peso económico de la ganadería) aunque, por otra parte la constitución del obispado de Barbastro restaría papel al Monasterio de San Vitorian de Asán, hasta ese momento pilar vertebrador de gran parte de la comarca.


La Bolsa de Bielsa

Desamortizaciones, guerras carlistas, la de la Independencia…. hasta llegar a la ultima guerra civil española en la que el reparto de fuerzas nos sitúa en el bando republicano. Nuevamente Sobrarbe echa mano de sus viejos héroes y mitos y eleva al plano casi de leyenda el papel jugado por la División 43, convertida en uno de los últimos reductos de la República en la llamada Bolsa de Bielsa.

Nuestra historia ha cambiado entre la realidad y la leyenda, y los ecos de todo ello llegan hasta nuestros días para configurar una redolada con fuerte personalidad y que hoy reaviva su sentido colectivo al constituirse como Comarca en el marco territorial de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Leer siguiente artículo

Texto del panel del mirador de Mipanas


El País Perdido (la Ronda de Boltaña)