domingo, 10 de febrero de 2013

Pais del Sobrarbe, hombres, mujeres, cultura pirenáica viva

Leer artículo anterior

Hay cosas de una comarca que no viene en los libros ni en las guías de turismo. Quizá porque no sea fácil transmitir con palabras escritas su significado cuando responden a la forma de sentir de sus gentes.

Perderse, dejarse llevar por la magia de celebraciones rituales, resulta tan atractivo para el viajero como visitar sus interesantes museos y conocer así la cultura viva que se abre a su paso.


Traslado de ganado

Para interpretar este universo cultural, en Sobrarbe se usan conceptos como:

País: entre sus gentes es normal hablar del “país” para referirse a Sobrarbe. Sin otros matices administrativos o políticos ,es la forma natural, familiar y afectiva de hablar del territorio que se entiende como propio. Para sus gentes es el país ye Sobrarbe
Redolada es la comarca inmediata, el valle, los pueblos del entorno más próximo a donde uno vive, la referencia primera cuando se sale del propio pueblo.

Lugar: es la localidad donde se habita, ya sea una población mas o menos destacada en la redolada (un lugar) o una pequeña aldea.

La casa: en Sobrarbe, no es tan solo un edificio, es, como en toda la montaña aragonesa, la unidad básica de la organización social. La casa es la suma del patrimonio total de la familia, entendida en sentido amplio y lo que garantiza el sustento de todos sus miembros. La casa es la identidad de todo montañés (fulano de Casa tal). En el fondo, la casa para el montañes, resume el mundo.


Descenso de nabatas

La autosuficiencia: La casa ha tendido desde siempre, a ser autosuficiente y no depender de recursos externos y esa idea, aunque con formas mas actualizadas subsiste aún entre nosotros. Quizás por ello, hasta la fecha, los recursos de la comarca se hayan administrado de manera bastante equilibrada y la economía tradicional viva su particular conflicto con la sociedad moderna.

Como se expresa el país

En la medida en que hemos adaptado a los tiempos estas formas de vida, pensamiento y organización social, imaginaremos la riqueza cultural de la comarca. Y a poca atención que prestemos descubriremos las vías por las que esta cultura se expresa.

Esta cultura se ha transmitido básicamente de manera oral. Generación tras generación se han ido recordando y recreando los mitos, leyendas, cuentos, romances, costumbres…. Y ello lo han aprendido utilizando diversos lenguajes: el hablado (la lengua aragonesa que aún hoy es vehículo cotidiano de expresión para mucha gente de la comarca) o, por ejemplo, el musical tan rico en Sobrarbe y que sirve de cauce a melodías antiguas y danzas ceremoniales.


Carnaval de Bielsa


Aún hay otro lenguaje: el de la fiesta y el rito. Sobrarbe es comarca rica en tradiciones y fiestas populares que se conservan, en ocasiones, desde tiempo inmemorial. Valles que se visten de carnaval como lo hicieron siempre, inviernos con hogueras que pretenden ganar la batalla a las sombras y noches de San juan que nos hablan de antiquísimos ritos solsticiales, romerías multitudinarias, danzas rituales, danzes, palotiaus y Morismas que reactualizan, año sin otro, el legendario origen de esta Comarca.

Leer siguiente artículo.

Texto del panel del mirador de Mipanas