sábado, 9 de febrero de 2013

País del Sobrarbe, el patrimonio

Leer artículo anterior

A lo largo de los tiempos, tanto los grupos humanos que se han sucedido en Sobrarbe como las diversas corrientes estéticas han dejado la impronta de su paso en su obra constructiva. Sin ser Sobrarbe una comarca que destaque por tener obras arquitectónicas de primer orden, si que es notoria la variedad de su patrimonio artístico, pues acoge desde vestigios de pobladores remotos hasta la interesante arquitectura popular, pasando por toda la diversidad de estilos civiles y religiosos.



Mipanas en el pantano del Grado

Como ejemplos más significativos, con representación en el mapa vertical, destacan:

Monasterio de San Beturián o San Victorián de Asán: Se trata del histórico centro espiritual y cultural de Sobrarbe: Fue panteón real y su abad era consejero directo del monarca aragonés. Importante centro monarcal del que hoy, tras múltiples expolios, queda su maltrecho claustro de fundamento románico, su iglesia del siglo XVIII, su palacio abacial y las ruinas de su hospedería.

Muro de Roda: Recinto amurallado del siglo XII de características defensivas, fiel a la estructura poblacional bajomedieval. En él se halla la iglesia románica de Santa María y la ermita de Santa Bárbara del siglo XV-XVI.



Muro de Roda

Torre de Abizanda: Torreón defensivo del siglo XI perfectamente restaurado, construido sobre un posible fundamento musulmán.

Iglesia de Olsón: Popularmente conocida como la “Catedral de Sobrarbe” por sus dimensiones y su impresionante portada renacentista.

Dolmén de Tella: El vestigio megalítico más representativo de la comarca.
Iglesia de Plan: Edificación representativa del Valle de Chistau, del siglo XV, que conserva elementos románicos y vestigios anteriores visigóticos.


Dolmen de Tella

Torreón y cárcel de Broto: Torre civil utilizada antaño como cárcel local: En sus muros interiores se conservan curiosos dibujos hechos por los propios presos.
Ermita de los santos Emeterio y Celedonio: Atractiva ermita románica con elementos lombardos. Forma conjunto con el castillo de Samitier, de curiosísima planta, situado en un privilegiado paraje: el Entremón.
Iglesia de Badaín: Iglesia románica del siglo XII con ampliación y torre del siglo XVI: Formó parte de un convento bajomedieval de monjas benedictinas.

Conjunto urbano de Ainsa: Declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional Pueblo medieval, iglesia del siglo XII y castillo.


Ainsa

Cuevas rupestres del Vero: el arte de los primeros pobladores del Sobrarbe.

San Juan de Toledo de Lanata: Preciosa iglesia del siglo XI con pinturas murales del siglo XVI.

Batán de Lacort: Obra del ingenio humano en el proceso del trabajo textil, actualmente en Fiscal.

Ermitas de Tella: Un atractivo recorrido permite conocer las tres ermitas con que cuenta el pueblo. Destaca la de los santos Juan y Pablo, fundad en los años 1.018.

Iglesia de Linás de Broto: Iglesia-castillo con torre fortificada del siglo XVI.


Iglesia de Linás de Broto

Santa María de la Nuez: Santuario de rancia tradición que congrega a gran parte de la redolada de tierra d´o buxo.

Santa María de Buil: Iglesia de San Martín, templo románico declarado Monumento Histórico-Artístico situado en una de las poblaciones más importantes de Sobrarbe en la Baja Edad Media.

San Vicente de Labuerda
: Interesante iglesia románica con tablas góticas en su retablo y esconjurandero a su entrada.

Ayuntamiento de Bielsa: La obra civil renacentista más destacable de la comarca.
Junto a estos ejemplos, Sobrarbe cuenta con un patrimonio de arquitectura popular considerable: más de doscientas ermitas catalogadas, infinidad de de casas infanzonas y torres defensivas, restos de castillos y fortalezas. Y si hablamos de esconjuranderos, bordas, molinos y batanes, cruces de caminos, puentes, lavaderos…apreciamos gran parte del patrimonio que la comarca esconde.

Leer artículo siguiente.


Texto del panel del mirador de Mipanas