sábado, 25 de mayo de 2013

Machu Picchu la Ciudad Perdida

Montaña Vieja es el nombre que se da a este antiguo poblado andino construida a mediados del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu en la vertiente oriental de la Cordillera Central, al sur del Perú.

La enigmática ciudadela inca despierta hoy la misma admiración que cuando Hiram Bingham alcanza sus ruinas en 1911 y divulgo sus tesoros al mundo. El viaje desde la colonial Cusco descubre vestigios de aquella sofisticada civilización instalada en el corazón de los Andes.



Hace mas de 500 años que una nueva civilización dió origen a una tierra de mitos, fundaron su capital en Cusco y la consideraron el ombligo del mundo. Defendido por infranqueables fortalezas y urdido en sus distantes regiones por el idioma quechua, el imperio inca llego a abarcar la actual Colombia, el centro de Chile, el norte de Argentina y buena parte de Bolivia.

Cusco es hoy el inicio de un itinerario que, ascendiendo por el Valle Sagrado del rió Urubamba hasta adentrarse en el místico baluarte de Machu Picchu, demuestra que los destellos del Tahuantinsuyo (nombre de aquel imperio) aun siguen vigentes.

Machu Picchu es considerada al mismo tiempo una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. Sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, y el velo de misterio que ha tejido a su alrededor buena parte de la literatura publicada sobre el sitio, lo han convertido en uno de los destinos turísticos más populares del planeta.



Machu Picchu está en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983, como parte de todo un conjunto cultural y ecológico conocido bajo la denominación Santuario histórico de Machu Picchu. El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en una ceremonia realizada en Lisboa, Portugal, que contó con la participación de cien millones de votantes en el mundo entero.