lunes, 27 de junio de 2011

Valle de Otal

Situado en pleno Valle de Bujaruelo, muy cerca de Ordesa, el Valle de Otal es sin duda uno de los más espectaculares y accesibles del Pirineo.



El valle es una auténtica preciosidad, típica artesa glaciar, apacible, casi bucólico donde habitan muchas marmotas y desde donde se asciende al pico de Tendeñera. Este valle finaliza en el circo de Otal.



Llegar al valle de Otal es fácil. Unos 20 minutos después del puente de San Nicolás de Bujaruelo, nos toparemos con una fuente Fuente de la Femalla, aquí el camino se bifurca, el de la derecha nos llevará al valle de Ordiso y valle del Ara y si continuamos por la pista hacia la izquierda llegaremos al valle de Otal. La pista sube zigzagueando en suave pendiente y con vistas impresionantes hacia el Puerto de Bujaruelo, Mondarruego, macizo de Vignemale. A lo que nos queremos dar cuenta ya estamos arriba y ante nosotros se nos abre el bonito valle glaciar.



Desde aquí tenemos unos bonitos paseos en los que nos adentraremos en un paisaje espectacular, rodeado de grandes cumbres y verdes prados. A través del collado de Tendeñera siguiendo el GR11, se llega a Panticosa, en el Valle de Tena.



El valle de Otal es uno de los más bonitos del Pirineo de Huesca, donde la paz y la tranquilidad nos invaden al recorrerlo. Al fondo del valle existe un refugio de ganaderos.