lunes, 30 de diciembre de 2013

Parque Nacional Caldera de Taburiente

Los Parque Nacionales son aquellos espacios naturales declarados de interés general de la Nación por ser representativos de algunos de los principales sistemas naturales españoles. La Caldera de Taburiente representa principalmente al ecosistema del pinar canario (Pinus canariensis), en un espectacular paisaje donde el agua se precipita en hermosas cascadas y abundan los restos arqueológicos, en especial grabados en roca (petroglifos).



La Caldera de Taburiente situada en la isla de la Palma, es un circo de cumbres de 8 kilómetros de diámetro, cuyos desniveles alcanzan los 2.000 metros entre el punto más alto situado en el Roque de los Muchachos con 2.426 metros y Dos Aguas, a la salida del Parque en el Barranco de las Angustias.



El Parque Nacional es de origen volcánico, formado entre varios periodos eruptivos. Presenta al descubierto formaciones geológicas de alto interés: lavas almohadilladas (de origen submarino), diques (líneas verticales por las que fluía la lava), coladas (ríos de lava), conos volcánicos y mantos piroclásticos (de llamativos colores). Por ultimo destacan los roques (pitones o montículos aislados) fruto de la erosión o de avalanchas.



En la zona baja hay nacientes de aguas ferruginosas que tiñen de amarillo los lechos de los barrancos.

Flora y Fauna

El reino vegetal está dominado por el pino canario de resistir el calor de los incendios sin morir gracias a su gruesa corteza: Acompañado de amagante (Cistus syytifolius) y corazoncillo (Lotus hillebrandii) forma la asociación más característica.



En las paredes verticales del Parque, nos sorprenden las comunidades de plantas en forma de rosetas de hojas carnosas llamadas bejeques.

Las cumbres de la Caldera están cubiertas por un matorral llamado codeso, acompañado en menor medida de plantas, muchas de ellas en peligro de extinción como el retamón, la bencomia, la violeta y los tajinastes azul y rosado.



En los barrancos es frecuente ver pequeños bosquetes de sauce canario y restos de laurisilva (faya, brezo, viñátigo y follao)

La fauna vertebrada del Parque es más bien escasa.

Entre las aves podemos encontrar chova piquirroja cuervos y cernícalos. Más difíciles de ver son la paloma rabiche, el aguililla o ratonero, el gavilán o el noctámbulo búho chico.
Las pequeñas aves están representadas por: canario, bisbita caminero, pinzón, herrerillo, mirlo, capirote, petirrojo, lavandera, mosquitero, reyezuelo y, en la época estival el vencejo unicolor.

De los mamíferos presentes en el Parque, solo son autóctonos tres especies de murciélagos. Los demás son introducidos por el hombre. Los reptiles están representados por el lagarto tizón de vistosas manchas azuladas y la salamanquesa o perenquén, capaz de moverse por superficies lisas y verticales.

Los invertebrados son un grupo animal poco estudiado en el Parque. A pesar de ello se sabe que numerosas especies son endémicas de la isla e incluso del Parque.