viernes, 1 de marzo de 2013

Parques Nacionales

Un Parque Nacional es un área natural extensa poco transformada por el hombre, que debido a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas, o la singularidad de su flora o fauna, o de sus formaciones geomorfológicas, posee unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos que justifican su conservación.


Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

En España, los Parques Nacionales componen una muestra representativa de la diversidad española, con criterios homogéneos de gestión e integrados en un sistema común conocido como la Red de Parques Nacionales. En la actualidad catorce espacios naturales poseen la categoría de Parques Nacionales, nueve son peninsulares y siete insulares.

1. Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.
2. Archipiélago de Cabrera.
3. Cabañeros.
4. Caldera de Taburiente.
5. Doñana.
6. Islas Atlánticas de Galicia.
7. Garajonay.
8. Monfragüe.
9. Ordesa y Monte Perdido.
10.Picos de Europa.
11.Sierra Nevada.
12.Tablas de Daimiel.
13.Teide.
14.Timanfaya.

Actualmente se encuentra en proyecto el nuevo Parque Nacional las Cumbres de Guadarrama, situado en la comunidad de Madrid y de Castilla y León, Este Parque Nacional sería el decimoquinto del país en antigüedad y el cuarto en extensión.

La primera Ley de Parques Nacionales, aprobada el 8 de diciembre de 1916 consiguió, con sus únicos tres artículos, que España fuera uno de los países pioneros en Europa en la apuesta por la protección de la naturaleza. Esta ley recogía el concepto estético y paisajístico de parque nacional, bajo el que se declararon en 1918, los dos primeros parques nacionales españoles, el de la Montaña de Covadonga y el de Ordesa.

La afluencia a los Parques Nacionales viene incrementándose paulatinamente a partir del año 1991, hasta superar la cifra de diez millones de visitas por primera vez en 2000, y mantenerse en torno a esa cifra partir de 2004. El dato pone de manifiesto el interés social que despiertan estos espacios naturales, en los se hace necesario compatibilizar la conservación de sus recursos naturales con la difusión de los valores que encierran, asegurando al mismo tiempo su disfrute por parte de la población.