lunes, 23 de junio de 2014

Miradores del Cañón de Añisclo

El Cañón de Añisclo es uno de los parajes mas espectaculares de España. Pertenece al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.







Se trata de un paisaje de grandes contrastes: extrema aridez de los desiertos kársticos en las zonas altas y la permanente presencia del agua y la vegetación en los valles. Para quien se acerque a conocer el Parque Nacional, es imprescindible visitar el Cañón de Añisclo.



Añisclo es uno de los lugares de Aragón, e incluso de la Península Ibérica, donde dos especies de arboles tan diferentes en cuanto a su habitat, pero pertenecientes a la misma familia, la de las fagáceas, puede llegar a tocarse con sus ramas. Por un lado, la encina, un árbol heliófilo, de la España mediterránea, seca, torrida; por otro lado, el haya, exigente en cuanto a humedad y brumas, habitante de zonas donde las nieblas son espesas. Encinas, hayas y otras plantas frondosas convierten al Cañón de Añisclo en una micro selva de montaña y en una fabulosa escuela de naturaleza.



Existe la posibilidad de visitar los Miradores del Cañón de Añisclo, una ruta de altura para poder ver el cañón desde una vista de alta montaña y tener bajo nuestros pies el inmenso macizo del Monte Perdido, el collado de Añisclo y las Tres Marías.